El inicio de un negocio corrupto


El nuevo milenio trajo consigo avances exponenciales en la tecnología y estilos de vida en las personas, todo pasó a la era de lo diminuto y lo invisible, las invenciones que alguna vez estuvieron diseñadas para los más ricos, ahora están disponibles para todos, mejoradas y adaptadas a las nuevas necesidades, con las que pocos en el pasado sólo habían soñado…

Y como siempre, nunca me responde, ni una patadita o algo. Se supone que distingue mi voz y que será muy inteligente y sano, pero desde que llegué no he visto una sola vez que haga algo interesante... excepto aquella vez del choque, pero el choque fue lo interesante, si mal no recuerdo la habitación cambió el tono azul de siempre y se puso roja en señal de alarma, incluso el contenedor del bebé se puso rojo, ¿Qué estaban pensando los que diseñaron el huevo, que se vería chido? Pero bueno, supongo que las luces de colores es lo de menos porque esa fue la única vez que lo vi haciendo algo, y no fue la gran cosa, supongo que escuchó la alarma, vio el color parpadeante de la habitación y eso le causó estrés, pero no lloró ni pataleó, sólo se puso a mover sus manos y a estrujar esa bola antiestrés que siempre sostiene. Esa esfera le permite controlar algo, estoy seguro, es una especie de mouse para navegar en algún lugar, tal vez en su mente o para regular sus emociones y calmarse, como el día del choque, ni idea, pero sé que hace algo, incluso suena clic cuando la presiona, pero como no es mi área, no me cuentan esos detalles, solamente me dicen “E0485, favor de cambiar el líquido de suspensión” y ahí voy, yendo por un barril que me triplica el peso en un cochecito de golf… en pleno 2057… cuando se supone que las cosas ya se manejan solas, incluso en la Ciudad de México, donde las calles están peor que un Picasso en cuanto al acomodo, los autos ya corren solos la mayor parte del tiempo, pero ¡ahhh! El laboratorio súper secreto de México no tiene un sistema automático así, para mover los barriles para limpiarle el liquidito al bebito porque ya lo ensució.

Se supone que soy ingeniero en sistemas de cuarto nivel, pero me agarraron de intendente y ayudante general. Bien podría estar haciendo algo en los servidores, no importa si es conectando y desconectando cables, pero algo más interesante… porque lo único que hago es estar limpiando, llevando cosas de un lugar a otro y apretar botones para que el bebé esté “cómodo”… lo que sea que eso signifique, porque no parece que realmente esté o no cómodo.

No debí aceptar el empleo cuando mi tío me dio la opción, “yo puedo hacer que entres ahí, tengo palanca”, “es extremadamente confidencial”, “sólo pocos sabemos qué se está investigando”, “la paga es buenísima, Eduardo”, “justo están buscando a alguien de sistemas, pero si le entras, va para largo, muchos meses, incluso tal vez años antes de salir”, sí, sí, será genial, cambiarás al país, muy pocos tienen esta oportunidad… dijo… y aquí estoy, revisando que el bodoque no se muera ahogado en su huevo relleno de gelatina, ¡cosa que nunca va a suceder por ni siquiera necesita respirar! Una máquina hace todo por él, se supone que incluso tiene nanobots revisándolo por dentro.

Justo hasta este momento, ya llevo 15 meses cuidando al bebé y no hace nada de nada cuando lo estoy observando, pero los científicos en general están encantados, dicen que es justo lo que el presidente de Estados Unidos necesita para volver a la cima... como si Estados Unidos no estuviera en la cima de todo, siempre… han llegado a mencionar algo de un nuevo futuro para el ser humano, sin enfermedades, y todo gracias a uno de los tantos experimentos del laboratorio, aunque no sé si tenga alguna relación con el bodoque o hablen de otro experimento, la verdad no tengo idea porque poco me cuentan y lo más interesante lo escucho a través de las paredes de vez en cuando. Siento que este trabajo “secreto” en realidad sí es bastante secreto, lo pienso porque de vez en cuando veo a varios de los representantes de algunas de las compañías más importantes de manufactura trayendo una cantidad grandísima de dinero en productos y preguntan por avances, por supuesto, cuando eso sucede, tengo que cambiarle el líquido al bebé en ese preciso momento y ya no me puedo enterar de más detalles. Lo más inusual al respecto fue una vez que escuché al mismísimo presidente amenazar al jefe del área porque el tiempo se acababa (tampoco fue la gran cosa oírlo, porque lo conozco desde hace muchos años gracias a mi tío), no lo vi hasta que salió de la oficina de biología, de hecho el no me notó y se fue rápidamente, se veía bastante preocupado, como si lo que se tuviera que lograr aquí todavía no fuera suficiente… eso despierta mi curiosidad, espero que pronto alguien se anime a decirme qué están haciendo aquí porque: visitas de altos rangos de empresas y el presidente viniendo a buscar resultados de los experimentos, equipo médico de última tecnología, piezas de computadoras de las que no recuerdo siquiera filtraciones en internet, un bebé en un laboratorio que simula ser una de las tantas maquilas del país, en medio de la nada… sí se escucha secreto.

Todos los días me sacan del complejo del bebé, justo al mediodía y me dejan entrar hasta las 3 de la tarde, en sólo 3 horas los científicos hacen los experimentos necesarios para quedar asombrados, tal vez el escuincle pueda bailar y yo ni enterado porque cuando las personas de batas salen y yo entro, está inerte, rebosando de alegría tanto como una piedra.

Tampoco me dejan salir ni a tomar el sol, no le veo lo malo a salir a estirar las piernas unos minutos después de estar meses encerrado en un laboratorio en medio de la nada… ni siquiera cuando ocurrió el choque pudimos salir, sólo aparecieron más soldados gringos de lo normal y el edificio se volvió rojo… un poco más paranoicos de lo que esperaba, después de todo un conductor irresponsable de un camión de cerveza no activó el modo automático en carretera y se quedó dormido, el resto es historia, como su vida, pero por favor, chocó a casi 70 kilómetros de este punto del desierto y parecía que nos estábamos preparando para la guerra…

También me he puesto a pensar por qué no me dejan andar por todo el edificio, eso sería tan bueno, ya estoy harto de lo mismo, de hecho llegué a pensar que podría recorrer una que otra vez la maquila de la superficie y ver qué estaban ensamblando, se supone que la maquila como tal funciona, pero es una mera finta, no es como las que están en Sonora, Chihuahua o como la grande de Guerrero, en esas sí se produce de todo tipo de cosas súper avanzadas, incluso se tienen personas ensamblando piezas de procesadores, no sólo a máquinas automatizadas, pero no en todas las líneas de producción, sólo en las más económicas y en las que el ensamblaje se volvió sencillo y simple por parte de los fabricantes (tan fácil como unir dos piezas de Lego), en cambio, aquí se arman cajas del tamaño de un tlacuache y ni siquiera me dejan acercarme mucho a ver.

Lo que no entiendo es por qué traen a tantas personas de quién sabe dónde y a ellas sí les permiten desplazarse y a mi no, hay algunos que parecen vagabundos y hasta les dan más raciones de comida, en cambio yo, el sobrino del mejor amigo del presidente, sólo está sin algo qué hacer… y yo que pensaba que esto iba a ser como en las películas, pero ha sido una gran decepción… sólo me gustaría saber qué se supone que están haciendo aquí, para que el día que salga de aquí siendo asquerosamente rico, pueda gritar al cielo que gracias a mí se logró…

¿o tú qué opinas, bebé? ¿Sería darme demasiado crédito?

Nada, debí suponerlo, sólo aplastas tu bolita y suena clic clic… sabes, estamos en situaciones muy similares, pero tu llevas como el doble de tiempo aquí y no puedes ni salir de ahí, al menos yo puedo caminar y pronto saldré de aquí, ya puedo sentirlo… en fin, hasta aquí mi recuento bebé, ya casi es mediodía, iré a comer algo y veré si encuentro a Larry para platicar un poco, ya sabes, cosas de humanos que sí saben hablar... te veo en 3 horas.