Noche de estrellas


La nueva carrera espacial iniciada en 2020 ocasionó más basura espacial de la que pudimos haber imaginado, la luz solar empieza a ser menor, ver las estrellas ya no es posible, sólo se ve un cielo contaminado; además, especies se encuentren en peligro de extinción y miles de personas mueren por las grandes heladas que se han generado por el cambio climático.

Era la noche de estrellas en Bernal, Qro., y como ya es tradición mucha gente se reúne para lograr ver las estrellas una vez al año, ya que la cantidad enorme de basura espacial en nuestra órbita lo ha impedido desde hace ya unos años. Esto se logra gracias a la aspirada que dan el día antes del despegue anual para turistas, y sabemos que es el día en que mayor recaudaciones se obtienen para que la NASA continúe haciendo este trabajo, por eso es que ellos son parte de los patrocinadores para que esta noche suceda.


Me encargo de la logística del evento, y de que todo salga tal y como se planeó; llevamos 5 años recibiendo el apoyo de la NASA y cada año es un éxito, y este año no fue la excepción, al inicio, como saben sucedió un pequeño inconveniente, situación que presento ante ustedes para replantear la forma en que realizo mi trabajo. Comienzan registrándose los asistentes en nuestra página oficial, para que obtengan el semáforo en sus teléfonos que avisará cuando esté libre el espacio y estén atentos cuando comiencen a verse las estrellas. Y como bien saben con esto arranca el evento.


La señalética que colocamos indica las diversas actividades que hay y servicios que ofrecemos: la zona interactiva para que los niños puedan conocer sobre el espacio, cuenta cuentos que les narran leyendas y mitos sobre las estrellas, el observatorio para toda la familia, un área donde pueden conocer las constelaciones con RA a través de un código que aparece en la señalética que escanean desde el teléfono, zona de comida y degustaciones de comida espacial, el área de las donaciones para la NASA donde también obtienen información para viajar, los subsidios que manejan e incluso quien guste puede comenzar su registro para estar en el vuelo del siguiente año, y claro donde depositar basura, sanitarios, estacionamiento, etc. Todos estaban contentos y entretenidos, hasta que después de un par de horas se comienza a escuchar un sonido diferente que sale de los teléfonos de las personas viendo las constelaciones, y pronto todos los demás se acercan para descubrir qué sucede, incluyéndome.


La imagen de las constelaciones es interrumpida por un video de la órbita y cómo se han acumulado los desechos, donde muestra brevemente la situación actual del cambio climático con las heladas, y que se sigue dejando más basura, sólo “soplan” para dispersarla, finalmente nos invita a entrar a una página donde viene más al respecto y cómo apoyar a la nueva estrategia de solución, por medio de donaciones y apoyo a las peticiones para que se lleve a cabo la vinculación del proyecto independiente “cazador espacial” para la recolección de basura(intento fallido hace unos años) y el proyecto “techo espacial” donde reutilizaban esta basura para generar refugios geotérmicos a las personas durante las heladas mientras regresa la suficiente luz a la tierra, esa información proporcionada en la página, que resulta ser la de la noche de las estrellas. Finalmente, el golpe que da al evento, termina diciendo “ve mejor la realidad” y regresa a la aplicación de las constelaciones, sólo que esta vez no se ven las constelaciones, si no los drones que nos da la NASA para hacer proyecciones sobre el cielo despejado y las estrellas, con la basura real al fondo, como lo vemos cualquier otro día.


En ese momento la gente estaba cuestionando cuál era la realidad, enojados, asombrados, preocupados, y ví mi trabajo en la basura. Mientras mis compañeros intentaban calmar al público y que no retiraran las donaciones ya realizadas, entré a la página del evento y era diferente, imágenes diferentes, contenido cambiado, y datos de contacto del proyecto de los refugios. Al final logramos contener la calma diciendo que habían sido unos trolles haciendo una broma para quitar la emoción de ver las estrellas, quien haya hecho eso, no fue la estrategia más inteligente para solicitar un apoyo para un buen proyecto; sin embargo sí se acercó gente preocupada por la situación y habían visto la página e información al respecto, por lo que un pequeño porcentaje de las donaciones lo dimos a “Techo espacial”.


Hoy, a unos días de lo sucedido, me doy cuenta que hemos apoyado mal la causa, si bien la posibilidad de ahora conocer el espacio es increíble, siempre debe haber una balanza. Les propongo continuar con la estrategia de su patrocinio para colocar drones y hacer la simulación de unas increíbles estrellas, dado que esa parte nadie la creyó al ser vista en teléfonos y los convencimos que fue parte del trolleo; pero pedir que la mitad de las donaciones vayan al proyecto de refugios, todos salen ganando y así nos aseguramos de que no realicen otro trolleo como lo hicieron hace tres días.