El robot o el fin del contacto humano


Un mundo en el que el trabajo precario, o el trabajo que pone en peligro a los humanos, será totalmente reemplazado y automatizado por robots.

Estamos en 2050, en Francia, soy la presidente del grupo de ayuda "el robot o el fin del contacto humano", ayudo a las personas que han perdido su trabajo como resultado de la robotización, en este grupo intentamos una evaluación completa de sus habilidades y sus deseos para permitirles reconvertirse profesionalmente. Es difícil para mí ponerme en el lugar de esas personas, porque mi trabajo no es probable que sea reemplazado por las máquinas, o tal vez en muchos años. Podemos decir, en cierto modo, que soy una persona "privilegiada" en esta sociedad.




La mayoría de los participantes en mi grupo de apoyo han perdido sus empleos como resultado de la robotización, principalmente en las farmacias. Más concretamente, los vendedores de farmacia son ahora robots que, al igual que un ser humano, pueden asesorar al cliente, responder a sus necesidades, distribuir los productos solicitados, pero también limpiar y ordenar la farmacia. No requieren ninguna dirección exterior, lo que ahorra tiempo y dinero. Este último es más eficiente que una persona física. Es difícil para mis participantes aceptar que un robot puede hacer su trabajo más eficientemente que ellos mismos.


Además, los robots también pueden, al igual que los humanos, readaptarse a las indicaciones humanas. De hecho, después de cada servicio con el cliente, el robot ofrece al cliente un sistema de puntuación que va de una estrella a 5, lo que permite que las habilidades del robot mejoren constantemente.


A pesar de todo, trato de ayudar a los participantes a encontrar un nuevo trabajo y no sentirse desvalorizados, porque el gobierno da poca importancia a la pérdida del empleo.