«No sólo estamos viviendo en un tiempo nuevo o tiempo acelerado, pero el tiempo en sí mismo ha cambiado. Ya no existe un tiempo lineal, en el sentido en el que el pasado precede al presente, y éste, al futuro. En realidad es todo lo contrario: el futuro sucede antes que el presente, el tiempo llega desde el futuro.»

Armen Avanessian y Suhail Malik
El complejo del tiempo especulativo

Vestigia Futura es un proyecto de especulación colaborativa y transdisciplinar que busca materializar —física y digitalmente— señales de posibles Méxicos del futuro. Éstas señales, encarnan historias sobre las implicaciones que el desarrollo tecnológico tiene en nuestra capacidad de decisión al construir nuestra vida política, social y cultural.

Los materiales producidos por el proyecto funcionan como crítica materializada —visualizando consecuencias de problemáticas contemporáneas mediadas por la tecnología— y como provocaciones que en última instancia faciliten la creación de nuevos imaginarios que cuestionen nuestra noción del presente y del futuro.

México no es uno: son muchos. Polarizados, fragmentados y contradictorios, los múltiples Méxicos que componen nuestra realidad se enfrentan constantemente, y de sus trayectorias y choques derivan las condiciones bajo las cuales coexistimos. Ideología, religión, educación, clase, raza, sexualidad e historia constituyen algunas de las variables identitarias que nos acercan y alejan de los Méxicos que existen dentro y fuera de nosotros. Es en el dinamismo de esa multiplicidad de identidades —y en sus fricciones— donde reside la complejidad del ser mexicano; pero es también en ese complejo dinámico donde se asoman puentes de reconciliación y comprensión de y desde el otro. El reconocimiento del otro constituye un bloque fundamental del edificio de nuestra realidad presente y futura. Es esencial para este proyecto hacer de esta idea un eje transversal que informe y oriente su investigación y producción.

Los futuros materializados por Vestigia Futura confrontan a sus visitantes con realidades ajenas y distantes que resultan al mismo tiempo familiares y cercanas; realidades extrañas donde ecos del presente interfieren constructivamente con expectativas, sueños y temores respecto al futuro; realidades que nos permiten proyectarnos y reconocernos en ellas, simultáneamente, como una paradójica amalgama de residentes y turistas.

Vestigia Futura se inspira en situaciones, objetos y conductas comunes y mundanas; para esto, aprovecha los vínculos existentes con el presente para crear narrativas de lo posible que resuenen en sus visitantes. La elección de este eje creativo cumple un doble propósito: alejar el imaginario colectivo sobre el futuro de las visiones hegemónicas tradicionales —corporativas, distópicas o de blanqueo futurista (whitewash)— y acercarlo a una visión terrenal que refleje efectivamente trayectorias de posibles futuros ancladas en nuestra experiencia de la realidad; ¿Qué futuros debemos visitar? ¿Qué artefactos del futuro nos ayudarán a entender mejor las decisiones que tomamos hoy? ¿Qué actitudes marginales se convertirán en norma? ¿Qué señales de cambio captamos hoy? ¿Cómo materializamos sus implicaciones futuras?

Sumergirse en la complejidad y diversidad de los elementos que interactúan e intervienen en la construcción del futuro supone un reto que debe atacarse considerando la mayor cantidad de puntos de vista críticos que permitan replantear el rol que cumplimosmdentro de los mecanismos que producen la realidad en la que vivimos.

A través de la especulación colectiva, Vestigia Futura pretende producir nuevos imaginarios de posibilidad que instalen en sus visitantes, no sólo narrativas cautelares, sino también —y sobretodo— historias de esperanza que operen retroactivamente desde el futuro como faros para navegar en el presente de cara a la construcción de un México más plural e inclusivo.